Este lunes, 8 de marzo, se celebra el Día de la Mujer. Coincidiendo con su conmemoración, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Málaga quiere reivindicar la aportación esencial de todas las mujeres farmacéuticas a incrementar la salud de todas las personas, así como su contribución al sostenimiento de la sociedad del bienestar.

Las farmacias de Cútar y Júzcar son las primeras de la provincia de Málaga que dispensarán dinero en efectivo a las personas mayores de esas localidades. Se trata de un programa piloto impulsado por la Diputación Provincial de Málaga en colaboración con la Fundación Caixabank, la Asociación Andaluza de Graduados e Ingenieros Técnicos de Telecomunicación y el Colegio de Farmacéuticos de Málaga.

Esta iniciativa, que ya está activa en Cútar y en breve comenzará en Júzcar, y en la que se lleva trabajando varios meses, se presentó este viernes 5 de marzo en la sede de la Diputación Provincial de Málaga en un acto al que asistieron, entre otros, el presidente del ICOFMA, Francisco Florido; y la vicetesorera, Montserrat de Cuadra.

El asunto es especialmente grave -ha recalcado-, porque afecta de lleno, por ejemplo, a nuestros mayores. Son municipios pequeños y cuya población está sensiblemente envejecida, lo que supone una seria dificultad en caso de necesitar desplazarse a otro pueblo vecino”, señaló el presidente de la Diputación, Francisco Salado, quien recordó que “no toda la población cuenta con los recursos ni con los conocimientos digitales para el acceso, por ejemplo, a una tarjeta de crédito, por lo que es fundamental avanzar en la formación sobre digitalización”. 

Por su parte, el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, Francisco Florido, quiso “agradecer a la Diputación Provincial y a Caixaban el apoyo a esta iniciativa” que sirve para mejorar los servicios que se prestan en las pequeñas localidades de las que “se va la gente, los bancos, los médicos... Y, en ese momento, el farmacéutico rural adquiere una mayor importancia social siendo en determinados momentos el único profesional sanitario que hay en la localidad

 

presentacion proyecto diputacion1

 

Asimismo, Juan Ignacio Zafra, director territorial de Caixabank en Andalucía Oriental, puso en valor el papel de los profesionales de la farmacia en los municipios con menos población: “los farmacéuticos en los pueblos pequeños hacen una labor social muy importante y estamos encantados de ofrecer soluciones a la gente”.

El servicio de ‘Cash Out’

Con este servicio las personas de los municipios que no disponen de cajeros automáticos u oficinas bancarias pueden obtener dinero en efectivo para sus compras cotidianas. El procedimiento es sencillo y consiste en que la persona que compre en una farmacia, al pasar por caja, tiene la posibilidad de solicitar una retirada de efectivo, que se tramita simultáneamente a la compra realizada, y de pedir que se le cobre una cuantía mayor del importe de lo que ha adquirido, y la diferencia respecto al coste de su compra se le devolverá en metálico.

La retirada de efectivo irá siempre vinculada a una compra realizada en la farmacia con una tarjeta CaixaBank y por un importe mínimo de 1 céntimo para que automáticamente aparezca la posibilidad de realizar la retirada de efectivo.

La farmacia debe instalar un terminal de punto de venta (TPV) y el importe a retirar oscilará entre un mínimo de 20 euros y un máximo de 150 euros, debiendo ser múltiplo de cinco. Se podrá retirar efectivo un máximo de tres veces al mes y por un importe no superior a 1.000 euros al año.

El Colegio de Farmacéuticos de Málaga y Unicaja Banco renovaron en febrero su acuerdo de colaboraciónpara poder seguir ofreciendo a los farmacéuticos malagueños ventajas exclusivas en esta entidad financiera. Entre ellas, un servicio financiero integral específico para los más de 2.000 colegiados que conforman la institución colegial. 

El convenio ha sido ratificado por el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, Francisco Florido, y por el director territorial de Unicaja Banco en Málaga, Agustín Sánchez. Con ello, se pretende posibilitar a los farmacéuticos malagueños herramientas que favorezcan su actividad profesional. 

En el servicio de financiación específico para los farmacéuticos se incluyen prestaciones como cuenta de crédito para anticipo de facturas del Servicio Andaluz de Salud (SAS) o condiciones especiales en TPV. Igualmente, el convenio incluye otros productos como canalización de subvenciones, Cuenta Negocio Farmacia o Plan Cero Profesional Autónomo. 

D. Marino Martínez Pierrugues, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Málaga entre 1994 y 2007, falleció el 20 de febrero de 2021. Desde el Colegio, se trasladó el más sincero pésame a sus familiares y amigos. Una gran pérdida no solo para la Farmacia de Málaga, sino también para la comunidad farmacéutica de toda España.

Las farmacias comunitarias de la provincia de Málaga lanzan hoy una nueva campaña para la concienciación sobre el uso prudente de los antibióticos con materiales informativos distribuidos en farmacias de todo el país. Impulsada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y el Consejo General de Colegios Farmacéuticos en el marco del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN), esta campaña tiene un doble objetivo. En primer lugar sensibilizar a los farmacéuticos sobre la importancia de la correcta dispensación de los antibióticos y la relevancia de su papel en la educación sanitaria de la ciudadanía, y en segundo lugar, concienciar a los pacientes sobre los riesgos que conlleva la automedicación con este tipo de tratamientos en infecciones víricas como la gripe, el resfriado o la COVID-19.

¿Qué se sabe?

El 12 de febrero de 2021 se ha publicado la Orden CSM/115/2021, del Ministerio de Consumo, por la que se establecen los requisitos de información y comercialización de mascarillas higiénicas.

Esta Orden define qué se considera como mascarilla higiénica, establece qué informaciones deben incluirse en el etiquetado para informar adecuadamente a los usuarios sobre las características de las mismas, fija sus requisitos de comercialización y regula los aspectos que deben cumplir los laboratorios que realizan los ensayos.

El pasado 4 de febrero se inauguró la IV Edición del Experto Universitario en Dietoterapia organizado por el Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Málaga y el Departamento de Farmacología y Pediatría de la Universidad de Málaga. En esta ocasión, debido a la situación sanitaria, el curso se celebrará online y, si las circunstancias los permiten, se irán organizando sesiones presenciales en el futuro.

En la inauguración participaron María Rosario Cabello, vicedecana de Estudiantes, Movilidad y Responsabilidad Social de la Facultad de Medicina; el presidente del ICOFMA, Francisco Florido; las profesoras de Farmacología, Nuria García-Agua (también vocal de la Junta de Gobierno del Colegio de Farmacéuticos) y Elisa Martín, y José María García Galdeano, Colaborador Honorario del Dpto. y vocal de Alimentación, Nutrición y Seguridad Alimentaria de la corporación colegial.

En su intervención, la vicedecana María Rosario Cabello puso en valor que “el alumnado y el profesorado de este Experto es multidisciplinar, contando con profesionales de distintos ámbitos”, así como “el apoyo y la colaboración de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada”.

El presidente del ICOFMA, Francisco Florido, quien tuvo palabras de recuerdo para todos los afectados y fallecidos por la COVID 19 y para los profesionales que trabajan para frenar esta pandemia, explicó que “la nutrición y la dietética han estado siempre ligadas al farmacéutico, por lo que el Colegio no ha dudado en ningún momento de promover la celebración de este Experto”.

Por su parte, José María García Galdeano señaló que “la nutrición es algo de lo que todo el mundo cree que sabe y no es así”. “Es algo imprescindible en la vida, y es muy importante en las relaciones sociales” al tiempo que avanzó algunas de las claves que podrán desarrollar los alumnos en esta materia para lo cual “es imprescindible formar especialistas en esta materia con el fin de que puedan revertir los conocimientos adquiridos en la sociedad malagueña”.

Enseñanza multidisciplinar.

El experto consta de cuatro módulos. El primero sobre aspectos básicos y generalidades; el segundo abordará la dietoterapia en las enfermedades más prevalentes; posteriormente se tratará la dietoterapia en patologías específicas y por último están previstas la realización de determinadas actividades complementarias que se confirmarán en función de la evolución de la pandemia del coronavirus, aunque en un principio se prevé una cata de vinos, una cata de aceite y un ‘showcooking’ con diversas técnicas culinarias. 

Además, en la inauguración García Galdeano adelantó que de cara a futuras ediciones está sobre la mesa la posibilidad de convertir este ‘Experto’ en un interuniversitario, estableciendo una colaboración con la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada, institución que ya aporta cinco profesores a la docencia de esta edición. 

Este 8 de febrero se conmemora, en España y en otros 120 países, el Día Internacional de la Epilepsia, que en 2021 tiene como lema La epilepsia es más que crisis y que persigue, entre otros objetivos, que todos los afectados tengan acceso a un diagnóstico temprano y un tratamiento apropiado.

La epilepsia es uno de los trastornos neurológicos más comunes del sistema nervioso central caracterizado por la presencia de crisis transitorias y autolimitadas, motivadas por una alteración de la función de grupos de neuronas en la corteza cerebral. Los signos y síntomas de estas crisis son muy variables, abarcando desde un leve tic o un breve paréntesis en la atención del sujeto a una crisis convulsiva generalizada de varios minu­tos de duración. 

Se calcula que afecta a 65 millones de personas en todo el mundo y que cada año se diagnostican unos 5 millones de nuevos casos. En España, se estima que en torno a 700.000 personas sufren esta enfermedad –de las cuales unas 260.000 tendrían epilepsia activa-, diagnosticándose 20.000 nuevos casos al año. No obstante, desde una perspectiva global, el pronóstico de la epilepsia suele ser favorable, ya que hasta un 60-80% de pacientes entran en periodos prolongados con remisión de las crisis epilépticas, y hasta un 50% continúa libre de crisis tras la discontinuación del tratamiento.

El actual arsenal farmacológico, que supera los 20 agentes antiepilépticos, permite controlar las crisis en más del 75% de los enfermos. Si bien estos fármacos antiepilépticos no curan la enfermedad, permiten mejorar el control de las crisis y la calidad de vida de los pacientes. Su selección se realiza según el tipo de epilepsia, las características del paciente, sus posibles efectos adversos y su interacción con otros medicamentos.  

Atendiendo a todo ello, los profesionales farmacéuticos, desde sus diversos ámbitos de actuación, pueden contribuir al adecuado asesoramiento y asistencia sanitaria a los pacientes epilépticos y sus familias. Si bien el papel del farmacéutico hospitalario tiene una indudable influencia en la consecución de los mejores resultados en salud de la farmacoterapia para aquellos pacientes que son atendidos en el hospital tras una primera crisis o ante complicaciones de la enfermedad, la epilepsia es una enfermedad tratada mayoritariamente en el ámbito ambulatorio. Y es que la mayoría de medicamentos antiepilépticos disponibles en España son de dispensación en farmacia comunitaria (solo 48 de las más de 1.100 presentaciones comerciales autorizadas son de dispensación y uso hospitalario). 

Funciones asistenciales del farmacéutico 

En ese contexto, la figura del farmacéutico comunitario cobra especial interés en materias como la educación sanitaria, la detección precoz y el diagnóstico temprano, o la optimización de los tratamientos farmacológicos. 

Esa función educadora se concreta en la información fácilmente comprensible, pero con rigor científico, que el farmacéutico puede ofrecer a los pacientes sobre los medicamentos antiepilépticos y su interacción con otros medicamentos (incluidos los de automedicación); así como sobre la necesidad de prevenir factores que pueden desencadenar crisis, como el estrés emocional –agravado por la situación de pandemia- o el consumo de alcohol. También se debe contribuir a desterrar falsos mitos, pues la realidad es que la epilepsia no es “una enfermedad mental”, sino un problema neurológico; que tampoco es una enfermedad contagiosa; o que las probabilidades de heredar la enfermedad son muy bajas. Igualmente, se puede dirigir a las personas de nuevo diagnóstico haciaasociaciones de pacientes que ofrecen información, apoyo y diversos servicios socio-sanitarios, como asistencia psicológica, como la Federación Española de Epilepsia o distintas asociaciones locales de pacientes con epilepsia, recogidas en el directorio https://vivirconepilepsia.es/asociaciones-pacientes-epilepsia.  

Otro ámbito de actuación profesional es la detección precoz y promoción del diagnóstico temprano, ejerciendo el farmacéutico de agente centinela capaz de identificar señales de alarma de una crisis epiléptica, como pérdida del conocimiento, fiebre, rigidez corporal repentina posiblemente asociada a una caída al suelo o convulsiones corporales intensas en los casos más graves. 

Y, por supuesto, el farmacéutico, tanto hospitalario como comunitario, es fundamental a la hora de optimizar los resultados de los tratamientos farmacológicos, velando por el uso seguro y eficaz de los medicamentos para que los pacientes alcancen el máximo beneficio clínico. Para ello es necesario que el farmacéutico conozca toda la medicación que utilizan estos pacientes, tanto la prescrita frente a la epilepsia, como los tratamientos para enfermedades concomitantes; o los medicamentos que no necesitan prescripción. Además, como en otras enfermedades que requieren tratamientos prolongados, la adherencia terapéutica es un factor fundamental. Se estima que entre el 35% y el 50% de los pacientes con epilepsia no siguen adecuadamente su tratamiento, de forma que es muy importante reforzar la promoción de la adherencia, especialmente en las fases en las que los pacientes están estables y no tan estrechamente controlados por su médico. Por último, un adecuado seguimiento farmacoterpéutico permitirá detectar, atenuar y resolver la posible aparición de reacciones adversas (con su correspondiente notificación, en su caso, al Sistema Nacional de Farmacovigilancia), y la identificación y prevención de interacciones farmacológicas y contraindicaciones. 

Punto farmacológico 149: Terapéutica de la Epilepsia

En definitiva, el farmacéutico es un profesional sanitario cuya labor puede ser decisiva para mejorar la salud y calidad de vida de los pacientes de epilepsia. Por eso, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Epilepsia, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos hace público el Punto Farmacológico 149 dedicado a la Terapéutica de la epilepsia y en que se destaca el papel asistencial que el profesional farmacéutico puede desarrollar para con los pacientes y sus familiares. 

El farmacéutico malagueño Luis Coriat, teniente farmacéutico del cuerpo militar de Sanidad, ha recibido la Medalla Conmemorativa del Ministerio de Defensa por su labor durante la conocida ‘Operación Balmis’. Durante esta operación especial en la lucha contra la COVID-19, Coriat se encargó de tareas como la gestión de medicamentos y de los residuos biológicos de las morgues. Un trabajo que resultó esencial ante el estallido de la emergencia sanitaria en marzo de 2020.