El Museo de Málaga, situado en el emblemático Palacio de la Aduana, ha sido el escenario de la toma de posesión de la Junta de Gobierno del Colegio de Farmacéuticos de Málaga. El actual presidente, Francisco Florido, ha tomado de nuevo posesión de su cargo para los próximos cuatro años. Este acto ha contado con la presencia del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, del delegado provincial de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Carlos Bautista, así como de todos los presidentes de los colegios de farmacéuticos de Andalucía y del presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos, Antonio Mingorance.

Durante su discurso, Florido ha agradecido a los farmacéuticos malagueños la confianza depositada de nuevo en él y en su equipo. Junto a Florido esta Junta de Gobierno la conforman Ángel J. Martín (vicepresidente), Diego Rodríguez (secretario), Francisco Criado (vicesecretario), Manuel E. García (tesorero) y Montserrat de Cuadra (vicetesorera). Además, la Junta está compuesta por Marino Martínez, María Alejandra Aranda, Antonio Romero, Francisco Pérez, Nuria García-Agua, Remedios García, Miguel Ángel Montero, José María García, Tamara Panadero, Ángela Pancorbo, Carmen Almagro Aragón y Juan José García.

Durante su discurso, Florido ha advertido que las ayudas a las farmacias de viabilidad económica comprometida (Farmacias VEC)son insuficientes y deben ser actualizadas”, al tiempo que ha subrayado que “si la administración no hace algo pronto dejarán de existir, fracasando el modelo de farmacia cercana y accesible por la que luchamos cada día”.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Málaga recordó que en la provincia hay 28 municipios con menos de 1.000 habitantes que cuentan con una farmacia “que siguen prestando un servicio básico a pesar de la asfixia económica”.

Políticas sanitarias

Francisco Florido ha tenido también palabras para el nuevo Ejecutivo Andaluz. “Estamos expectantes por comprobar las medidas que adopte la nueva administración andaluza y sus promesas de eliminación de la insufribles subastas de medicamentos”, señaló al tiempo que mostró su confianza en que la próxima renovación de la décima subasta “no se lleve a efecto y sea el final de un sistema que solo ha servido para crear desigualdades entre los usuarios de un sistema que se dice universal”.

El reelegido presidente de los farmacéuticos malagueños tuvo además palabras de reconocimiento y apoyo para los pacientes, con los que el Colegio colabora activamente, y pidió establecer programas de conciliación de tratamiento del paciente al alta hospitalaria.

El Colegio de Farmacéuticos de Málaga cuenta con más de 2.000 colegiados, de los que el 80% trabajan en la farmacia comunitaria, y el resto en otros ámbitos como ortopedia, dermofarmacia, docencia, industria farmacéutica, óptica, farmacia hospitalaria, análisis clínicos o distribución.